≡ Menu
Impuestos y Finanzas



SCJN/ TESIS RELATIVAS AL ACREDITAMIENTO DEL ISR POR PAGO DE DIVIDENDOS






jurisprudencias, tesis
Recopilacion de tesis referentes al acreditamiento del isr por pago de dividendos
Fuente: IMCP

TESIS AISLADA CXV/2010.

RENTA. INTERPRETACIÓN DE LA FRACCIÓN I DEL ARTÍCULO 11 DE LA LEY DEL IMPUESTO RELATIVO, EN LO QUE SE REFIERE AL ACREDITAMIENTO DEL IMPUESTO POR DIVIDENDOS. El citado precepto establece que cuando las personas morales distribuyan dividendos o utilidades y, como consecuencia de ello, paguen el impuesto que señala, pueden acreditar dicho impuesto, lo cual debe efectuarse en los siguientes términos: en el ejercicio en el que se pague la contribución, el acreditamiento podrá efectuarse contra el “impuesto sobre la renta del ejercicio que resulte a cargo de la persona moral” en dicho periodo; además, el monto del impuesto que no pueda acreditarse conforme a lo anterior, podrá efectuarse hasta en los dos ejercicios inmediatos siguientes contra el “impuesto del ejercicio”. De ahí que resulta trascendente que el legislador haya citado en el segundo párrafo de la fracción I del artículo 11 de la Ley del Impuesto sobre la Renta, al “impuesto sobre la renta del ejercicio”, pues dicha expresión establece una distinción

con el “impuesto sobre la renta del ejercicio que resulte a cargo”. Así, cuando el legislador alude al “impuesto sobre la renta del ejercicio que resulte a cargo”, tal expresión tiene trascendencia, pues la locución incorpora dos elementos que lo distinguen conceptual y normativamente del impuesto referido simplemente como “del ejercicio”, como la mención de que se trata de un monto que “resulta”, esto es, que implica una operación adicional a la simple determinación del impuesto causado, así como el hecho de que se refiera al impuesto sobre la renta del ejercicio que resulte “a cargo”, es decir, se trata de una cantidad de signo positivo que deriva de realizar una operación, pero que al identificarse en tales términos, se refiere a un concepto en el que es relevante identificar si se trata de un saldo a cargo o a favor. Esto es, atendiendo NÚMERO 99 a un lenguaje más DICIEMBRE 2010 técnico, cuando uno de los conceptos que se calculan puede ser de signo positivo o negativo, y se utiliza la voz que identifica específicamente a dicho concepto como de signo positivo, la lógica indica que la correcta lectura de la ley es la que identifica el momento en el que se aplica el acreditamiento, con el que corresponde a la denominada cuota diferencial, concepto en el que resulta trascendente precisar el signo en el cual ha de presentarse, considerando que es una nota esencial de este concepto, y no de la cuota íntegra o impuesto causado, que siempre son positivos o, cuando menos, iguales a cero. Por tanto, de la visión conjunta de lo dispuesto en la fracción I del artículo 11 de la Ley del Impuesto sobre la Renta, se concluye que en el ejercicio en el que se pague el impuesto por dividendos, dicho gravamen podrá acreditarse contra el impuesto sobre la renta del ejercicio que resulte a cargo, lo que debe entenderse como una referencia a lo que en otras latitudes se denomina “cuota diferencial”, y que es el acreditamiento efectuado después de la aplicación de los pagos provisionales; en cambio, para los dos ejercicios siguientes a aquel en el que se pague el impuesto por dividendos, dicho gravamen podrá acreditarse en contra, tanto de los pagos provisionales como del impuesto causado anual y, en este último caso, en el entendimiento de que dicho concepto podrá acreditarse antes de la aplicación de los pagos provisionales.
Amparo directo en revisión 366/2010. **********. 2 de junio de 2010. Cinco votos. Ponente: José Ramón Cossío Díaz. Secretario: Juan Carlos Roa Jacobo.LICENCIADO HERIBERTO PÉREZ REYES, SECRETARIO DE ACUERDOS DE LA PRIMERA SALA DE LA SUPREMA CORTE DE JUSTICIA DE LA NACIÓN, C E R T I F I C A: Que el rubro y texto de la anterior tesis aislada fueron aprobados por la Primera Sala de este Alto Tribunal, en sesión privada de veintisiete de octubre de dos mil diez. México, Distrito Federal, veintiocho de octubre de dos mil diez. Doy fe.
“En términos de lo previsto en los artículos 3, fracción II y 20, fracción VI de la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública Gubernamental, en esta versión Pública se suprimen los datos personales.”
HAGH/cop.

TESIS AISLADA CXVI/2010. RENTA. EFECTOS QUE CORRESPONDEN A LA UTILIDAD FISCAL Y A LA FINANCIERA O CONTABLE, FRENTE A LA OBLIGACIÓN DE CALCULAR EL IMPUESTO POR DIVIDENDOS, EN TÉRMINOS DEL ARTÍCULO 11 DE LA LEY DEL IMPUESTO RELATIVO. El impuesto sobre la renta determinado en términos del artículo 10 de la ley relativa, deriva de los ingresos acumulables, según son definidos por el legislador – excluyendo los ingresos no acumulables, así como los conceptos que la propia ley considera que no son ingreso–, y permite determinar la utilidad o pérdida fiscal tras la aplicación de las deducciones que autoriza la Ley del Impuesto sobre la Renta, siendo relevante precisar que dicho concepto no coincide –no tiene que coincidir necesariamente– con la utilidad contable, atendiendo a las discrepancias que existen respecto a los momentos aplicables para el reconocimiento del ingreso, a la distinción entre los conceptos que no son ingreso para efectos del Título II del mismo ordenamiento, y los que sí lo son, a la diversa periodicidad de la medición que se efectúe al calcular la utilidad, al plazo establecido legalmente para contar con comprobantes que reúnan los requisitos fiscales, al efecto que tienen las partidas no deducibles, a las diferencias que resulten de la aplicación de los porcentajes máximos de deducción para las inversiones, así como a la posibilidad de optar por la deducción inmediata de inversiones de bienes nuevos de activo fijo, entre otros factores. Ahora bien, el hecho de que un ingreso se refleje en la utilidad fiscal –o en el resultado fiscal, es decir, la cantidad que resulte de aplicar a aquélla las pérdidas de ejercicios anteriores– y, por ende, dé lugar al pago del impuesto sobre la renta, se traduce también en la posibilidad de calcular la denominada “utilidad fiscal neta”, la cual debe registrarse en la cuenta relativa (CUFIN), que es el equivalente fiscal del concepto financiero de utilidades retenidas, y cuyo saldo refleja las utilidades que ya pagaron impuesto y que, por tanto, pueden distribuirse como dividendos libres de impuesto, en tanto que estaría cubierto el tributo respectivo por vía de la utilidad o resultado fiscal. Así, dado que en la CUFIN se registran las utilidades pendientes de distribuir que pagaron impuesto sobre la renta, su saldo disminuirá conforme se repartan los dividendos correspondientes, cuando el saldo de dicha cuenta se agote o cuando no hubiese generado los dividendos que se lleguen a repartir –se entiende, en razón de la utilidad financiera susceptible de repartirse– deberán pagar el impuesto por dividendos contenido en el artículo 11 de la Ley del Impuesto sobre la Renta. En otras palabras, puede afirmarse que dicho impuesto por dividendos se pagará en la medida en la que se decrete su reparto con base en la utilidad financiera conforme a los artículos 18 y 19 de la Ley General de Sociedades Mercantiles, cuando dicha utilidad provenga de conceptos respecto de los cuales la sociedad no haya realizado un valor que constituya un ingreso, o bien, no haya pagado respecto de éste el impuesto sobre la renta, y en tanto que el saldo de la CUFIN sea menor a la referida utilidad financiera. Por tanto, si los dividendos que se reparten no provienen de la CUFIN –es decir, si el saldo de dicha cuenta es excedido por el monto de los dividendos distribuidos–, ello dará lugar al pago del impuesto por dividendos, el cual se determina sobre una base diferente a la del monto entregado al socio, a fin de que el tributo resultante se calcule sobre la ganancia de la cual proviene el dividendo, para lo cual la legislación establece la obligación de piramidar éste, a fin de arribar al monto necesario para pagar el impuesto, considerando que el monto del dividendo es la utilidad neta del impuesto sobre la renta, de ahí que las utilidades repartidas, cuando exceden el saldo de la CUFIN, no dan lugar al pago del impuesto sobre la renta que se cubre por vía de la utilidad o resultado fiscal, pues son utilidades financieras o contables que pueden derivar de conceptos que la ley del Impuesto sobre la Renta no considera como ingreso, de conceptos que la propia Ley considera como ingreso no acumulable, o bien, de conceptos que no han realizado un valor en relación con el cual se hubiese pagado el impuesto sobre la renta.

Amparo directo en revisión 366/2010. **********. 2 de junio de 2010.
Cinco votos. Ponente: José Ramón Cossío Díaz. Secretario: Juan Carlos Roa Jacobo.
LICENCIADO HERIBERTO PÉREZ REYES, SECRETARIO DE ACUERDOS DE LA PRIMERA SALA DE LA SUPREMA CORTE
DE JUSTICIA DE LA NACIÓN, C E R T I F I C A: Que el rubro y texto de la anterior tesis aislada fueron aprobados por la
Primera Sala de este Alto Tribunal, en sesión privada de veintisiete de octubre de dos mil diez. México, Distrito Federal, veintiocho de octubre de dos mil diez. Doy fe.
“En términos de lo previsto en los artículos 3, fracción II y 20, fracción VI de la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública Gubernamental, en esta versión Pública se suprimen los datos personales.”
HAGH/cop.
TESIS AISLADA CXVII/2010. RENTA. LA MECÁNICA DE ACREDITAMIENTO PREVISTA EN LA FRACCIÓN I DEL ARTÍCULO 11 DE LA LEY DEL IMPUESTO RELATIVO, ES SUSCEPTIBLE DE ANÁLISIS BAJO EL PRINCIPIO DE PROPORCIONALIDAD TRIBUTARIA. El citado precepto prevé que el impuesto por dividendos podrá acreditarse contra el impuesto del ejercicio que resulte a cargo de la persona moral en el ejercicio en el que se pague aquél, lo cual ha sido interpretado por la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación en el sentido de que se autoriza el acreditamiento contra el impuesto que deriva después de la aplicación de los pagos provisionales; asimismo, el segundo párrafo de la fracción I del artículo 11 de la Ley del Impuesto sobre la Renta establece que el impuesto por dividendos que no pueda acreditarse en los términos descritos –es decir, el remanente que resulta después del acreditamiento contra el impuesto sobre la renta que resulte a cargo en el ejercicio en el que se pague el impuesto por dividendos–, podrá acreditarse en los dos ejercicios inmediatos siguientes, contra el impuesto sobre la renta del ejercicio –lo que se ha interpretado como referencia al impuesto causado– , y contra los pagos provisionales de los mismos. En ese contexto, debe valorarse que las utilidades que se reparten, cuando exceden el saldo de la cuenta de utilidad fiscal neta (CUFIN), no han dado lugar al pago del impuesto sobre la renta que se cubre por vía de la utilidad o
resultado fiscal, pues se trata de utilidades financieras o contables que pueden derivar de conceptos que la Ley del Impuesto sobre la Renta no considera como ingreso, de conceptos que la propia ley considera como ingreso no acumulable, o bien, de conceptos que no han realizado un valor en relación con el cual se hubiere pagado impuesto sobre la renta, lo cual puede explicarse en las discrepancias existentes entre la medición financiera y la fiscal, de lo que debe entenderse por utilidad. Consecuentemente, el acreditamiento aludido se establece a fin de que no se materialice un fenómeno de doble tributación, al considerar que el impuesto por dividendos se cubre por conceptos que no han pagado impuesto sobre la renta, pero que cuando proceda legalmente, lo harán en un momento posterior, es decir, cuando se reflejen en un resultado fiscal en relación con el cual se pague dicho tributo. Ahora bien, la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación ha sostenido que existen conceptos acreditables contra impuestos federales, cuyo establecimiento debe ser reconocido por el legislador tributario, en el marco de las garantías constitucionales de la materia tributaria. En el caso, se estima que se está ante un crédito que debe reconocerse, dado que su establecimiento obedece a la existencia de razones estructurales propias del impuesto sobre la renta, en virtud de que se trata de un crédito justificado en motivos técnicos, relativos a la intención de evitar fenómenos de doble imposición, y cuyo reconocimiento tiende a conseguir que se restituyan las cantidades pagadas por concepto del impuesto por dividendos, que constituye un impuesto cubierto anticipadamente, en relación con el momento en el que se reconocerá la tributación que debe cubrirse a través del resultado fiscal. En ese sentido, se concluye que la mecánica de acreditamiento del impuesto derivado de la distribución de dividendos prevista en la fracción I del artículo 11 de la Ley del Impuesto sobre la Renta, es susceptible de análisis bajo el principio de proporcionalidad tributaria contenido en el artículo 31, fracción IV, de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.
Amparo directo en revisión 366/2010. **********. 2 de junio de 2010.
Cinco votos. Ponente: José Ramón Cossío Díaz. Secretario: Juan Carlos Roa Jacobo.
LICENCIADO HERIBERTO PÉREZ REYES, SECRETARIO DE ACUERDOS DE LA PRIMERA SALA DE LA SUPREMA CORTE
DE JUSTICIA DE LA NACIÓN, C E R T I F I C A: Que el rubro y texto de la anterior tesis aislada fueron aprobados por la
Primera Sala de este Alto Tribunal, en sesión privada de veintisiete de octubre de dos mil diez. México, Distrito Federal, veintiocho de octubre de dos mil diez. Doy fe.
“En términos de lo previsto en los artículos 3, fracción II y 20, fracción VI de la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública Gubernamental, en esta versión Pública se suprimen los datos personales.”
HAGH/cop.
TESIS AISLADA CXVIII/2010. RENTA. LA FRACCIÓN I DEL ARTÍCULO 11 DE LA LEY DEL IMPUESTO RELATIVO, AL CONMINAR QUE EL ACREDITAMIENTO SE EFECTÚE DESPUÉS DE APLICAR LOS PAGOS PROVISIONALES, VIOLA LA GARANTÍA DE PROPORCIONALIDAD TRIBUTARIA. El impuesto sobre la renta por dividendos se causa en la medida en que las ganancias de las que provengan aquéllos deriven de conceptos respecto de los cuales la sociedad no haya realizado un valor que constituya un ingreso, o bien, no haya pagado respecto de éste el impuesto sobre la renta; circunstancias que la Ley del Impuesto sobre la Renta las hace consistir en el hecho de que no exista saldo en la cuenta de utilidad fiscal neta (CUFIN), como receptáculo de dicha utilidad, es decir, de aquella que ya pagó el impuesto sobre la renta calculado con base en el resultado fiscal. En tal virtud, el pago del impuesto por dividendos, se realiza como un anticipo del impuesto sobre la renta corporativo, cuando se dan las circunstancias que provocan que la utilidad financiera autorice el reparto de dividendos, sin que éstos hayan cubierto el tributo por vía del resultado fiscal, considerando que la intención del legislador es evitar un doble gravamen por la distribución de utilidades, como se advierte del dictamen de la Comisión de Hacienda y Crédito Público de la Cámara de Diputados, de 29 de diciembre de 2001. Así, la Ley del Impuesto sobre la Renta no busca hacer tributar dos veces a los conceptos que se consideren ingreso y que paguen el impuesto sobre la renta a través del resultado fiscal. Esta doble imposición puede verificarse, en una primera ocasión, cuando se distribuyera un dividendo –se entiende, derivado de la utilidad financiera– que no es respaldado con saldo en la CUFIN, dando lugar al impuesto por dividendos; y en una segunda, cuando pasen por resultado fiscal y den lugar a que se pague impuesto sobre la renta corporativo, si el impuesto se paga primeramente a nivel corporativo, no se materializa la doble imposición, porque esta circunstancia provoca que el saldo de la CUFIN refleje la utilidad fiscal neta, es decir, la que ya pagó impuestos, y el reparto del dividendo, en esa medida, no da lugar a un posterior pago del impuesto; pero si se está ante el caso contrario, y primero se cubre el impuesto por dividendos –al existir utilidad financiera que aún no pasa por resultado fiscal, por conceptos que eventualmente se reflejarán en ella–, pagándose también el impuesto corporativo tras el efectivo, aunque posterior, reflejo de los mismos conceptos en el resultado fiscal, es importante que el contribuyente cuente con la posibilidad de recuperar el primero de dichos tributos, lo cual no acontece en los términos en los que la legislación establece el derecho al acreditamiento. Ello es así,
porque el contribuyente debe contar con un derecho para acreditar preferentemente el impuesto po dividendos, en tanto que se trata de un impuesto cubierto anticipadamente por los conceptos que ahora se reflejarían en el resultado fiscal, una vez que las discrepancias entre las formas de medir la utilidad contable y la fiscal, se han resuelto y han provocado que se reflejen como ingreso, utilidad fiscal o resultado fiscal, los conceptos que contablemente habían dado lugar a la utilidad financiera. Por otra parte, si como se advierte del artículo 11 de la Ley del Impuesto sobre la Renta, se conmina a que el acreditamiento se efectúe contra el impuesto que resulte a cargo – es decir, después de aplicar los pagos provisionales, en lo que se refiere al ejercicio en el que se paga el impuesto por dividendos–, ello se traduce en que la quejosa vea limitado su derecho al acreditamiento injustificadamente –a pesar de tratarse de conceptos que previamente pagaron el impuesto sobre la renta, a través del impuesto por dividendos, en relación con los cuales debería contar con un derecho preferente al acreditamiento–. De esa manera, dado que el impuesto por dividendos se pagó como anticipo del impuesto sobre la renta corporativo, cuando se paga éste por vía del resultado fiscal, es decir, al actualizarse las circunstancias que materializan un auténtico ingreso en términos de la ley, el causante debe contar con el derecho para recuperar preferentemente el impuesto anticipado, que el correspondiente a pagos provisionales. A mayor abundamiento, debe valorarse que la legislación es cuidadosa para evitar que el acreditamiento del impuesto por dividendos se traduzca en un beneficio indebido, pues la fracción II del artículo 11 de la Ley del Impuesto sobre la Renta prevé que en el ejercicio en el que se realice el acreditamiento, los contribuyentes deben disminuir de la utilidad fiscal neta, la cantidad que resulte de dividir el impuesto acreditado, entre un factor determinado, lo que de nueva cuenta se lleva a cabo con la intención de traducir el monto del impuesto en una cantidad equiparable con las ganancias de las cuales proviene el propio dividendo. Por tanto, la fracción I del artículo 11 de la Ley del Impuesto sobre la Renta al limitar injustificadamente el derecho al acreditamiento del impuesto por dividendos, viola la garantía de proporcionalidad tributaria contenida en el artículo 31, fracción IV, de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en virtud de que la proporcionalidad tributaria demanda que se reconozca prioridad a la posibilidad de recuperar un impuesto pagado anticipadamente por conceptos que no son considerados ingreso – sino que son gravados en tanto utilidad financiera repartida–, si ya se han dado las condiciones que hacen tributar a los valores correspondientes cuando se han traducido en un ingreso gravado por la ley tributaria.
Amparo directo en revisión 366/2010. **********. 2 de junio de 2010.
Cinco votos. Ponente: José Ramón Cossío Díaz. Secretario: Juan Carlos Roa Jacobo.
LICENCIADO HERIBERTO PÉREZ REYES, SECRETARIO DE ACUERDOS DE LA PRIMERA SALA DE LA SUPREMA CORTE
DE JUSTICIA DE LA NACIÓN, C E R T I F I C A: Que el rubro y texto de la anterior tesis aislada fueron aprobados por la
Primera Sala de este Alto Tribunal, en sesión privada de veintisiete de octubre de dos mil diez. México, Distrito Federal, veintiocho de octubre de dos mil diez. Doy fe.
“En términos de lo previsto en los artículos 3, fracción II y 20, fracción VI de la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública Gubernamental, en esta versión Pública se suprimen los datos personales.”

TESIS AISLADA CXV/2010.RENTA. INTERPRETACIÓN DE LA FRACCIÓN I DEL ARTÍCULO11 DE LA LEY DEL IMPUESTO RELATIVO, EN LO QUE SEREFIERE AL ACREDITAMIENTO DEL IMPUESTO PORDIVIDENDOS. El citado precepto establece que cuando las personas morales distribuyan dividendos o utilidades y, como consecuencia deello, paguen el impuesto que señala, pueden acreditar dichoimpuesto, lo cual debe efectuarse en los siguientes términos: en elejercicio en el que se pague la contribución, el acreditamiento podráefectuarse contra el “impuesto sobre la renta del ejercicio que resultea cargo de la persona moral” en dicho periodo; además, el monto delimpuesto que no pueda acreditarse conforme a lo anterior, podrá efectuarse hasta en los dos ejercicios inmediatos siguientes contra el“impuesto del ejercicio”. De ahí que resulta trascendente que ellegislador haya citado en el segundo párrafo de la fracción I delartículo 11 de la Ley del Impuesto sobre la Renta, al “impuesto sobrela renta del ejercicio”, pues dicha expresión establece una distincióncon el “impuesto sobre la renta del ejercicio que resulte a cargo”. Así,cuando el legislador alude al “impuesto sobre la renta del ejercicio que resulte a cargo”, tal expresión tiene trascendencia, pues lalocución incorpora dos elementos que lo distinguen conceptual ynormativamente del impuesto referido simplemente como “delejercicio”, como la mención de que se trata de un monto que“resulta”, esto es, que implica una operación adicional a la simpledeterminación del impuesto causado, así como el hecho de que serefiera al impuesto sobre la renta del ejercicio que resulte “a cargo”,es decir, se trata de una cantidad de signo positivo que deriva derealizar una operación, pero que al identificarse en tales términos, serefiere a un concepto en el que es relevante identificar si se trata deun saldo a cargo o a favor. Esto es, atendiendo NÚMERO 99 a un lenguaje másDICIEMBRE 2010técnico, cuando uno de los conceptos que se calculan puede ser designo positivo o negativo, y se utiliza la voz que identificaespecíficamente a dicho concepto como de signo positivo, la lógicaindica que la correcta lectura de la ley es la que identifica elmomento en el que se aplica el acreditamiento, con el quecorresponde a la denominada cuota diferencial, concepto en el queresulta trascendente precisar el signo en el cual ha de presentarse,considerando que es una nota esencial de este concepto, y no de lacuota íntegra o impuesto causado, que siempre son positivos o,cuando menos, iguales a cero. Por tanto, de la visión conjunta de lo dispuesto en la fracción I del artículo 11 de la Ley del Impuesto sobrela Renta, se concluye que en el ejercicio en el que se pague elimpuesto por dividendos, dicho gravamen podrá acreditarse contra elimpuesto sobre la renta del ejercicio que resulte a cargo, lo que debeentenderse como una referencia a lo que en otras latitudes sedenomina “cuota diferencial”, y que es el acreditamiento efectuadodespués de la aplicación de los pagos provisionales; en cambio, paralos dos ejercicios siguientes a aquel en el que se pague el impuestopor dividendos, dicho gravamen podrá acreditarse en contra, tantode los pagos provisionales como del impuesto causado anual y, eneste último caso, en el entendimiento de que dicho concepto podráacreditarse antes de la aplicación de los pagos provisionales.Amparo directo en revisión 366/2010. **********. 2 de junio de2010. Cinco votos. Ponente: José Ramón Cossío Díaz. Secretario:Juan Carlos Roa Jacobo.LICENCIADO HERIBERTO PÉREZ REYES, SECRETARIO DEACUERDOS DE LA PRIMERA SALA DE LA SUPREMA CORTEDE JUSTICIA DE LA NACIÓN, C E R T I F I C A: Que el rubro ytexto de la anterior tesis aislada fueron aprobados por laPrimera Sala de este Alto Tribunal, en sesión privada deveintisiete de octubre de dos mil diez. México, Distrito Federal,veintiocho de octubre de dos mil diez. Doy fe.“En términos de lo previsto en los artículos 3, fracción II y 20, fracción VIde la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información PúblicaGubernamental, en esta versión Pública se suprimen los datospersonales.”HAGH/cop.

TESIS AISLADA CXVI/2010. RENTA. EFECTOS QUECORRESPONDEN A LA UTILIDAD FISCAL Y A LA FINANCIERAO CONTABLE, FRENTE A LA OBLIGACIÓN DE CALCULAR ELIMPUESTO POR DIVIDENDOS, EN TÉRMINOS DEL ARTÍCULO 11DE LA LEY DEL IMPUESTO RELATIVO. El impuesto sobre la rentadeterminado en términos del artículo 10 de la ley relativa, deriva delos ingresos acumulables, según son definidos por el legislador –excluyendo los ingresos no acumulables, así como los conceptosque la propia ley considera que no son ingreso–, y permitedeterminar la utilidad o pérdida fiscal tras la aplicación de lasdeducciones que autoriza la Ley del Impuesto sobre la Renta, siendorelevante precisar que dicho concepto no coincide –no tiene quecoincidir necesariamente– con la utilidad contable, atendiendo a lasdiscrepancias que existen respecto a los momentos aplicables parael reconocimiento del ingreso, a la distinción entre los conceptos queno son ingreso para efectos del Título II del mismo ordenamiento, ylos que sí lo son, a la diversa periodicidad de la medición que seefectúe al calcular la utilidad, al plazo establecido legalmente paracontar con comprobantes que reúnan los requisitos fiscales, al efectoque tienen las partidas no deducibles, a las diferencias que resultende la aplicación de los porcentajes máximos de deducción para lasinversiones, así como a la posibilidad de optar por la deduccióninmediata de inversiones de bienes nuevos de activo fijo, entre otrosfactores. Ahora bien, el hecho de que un ingreso se refleje en lautilidad fiscal –o en el resultado fiscal, es decir, la cantidad queresulte de aplicar a aquélla las pérdidas de ejercicios anteriores– y,por ende, dé lugar al pago del impuesto sobre la renta, se traducetambién en la posibilidad de calcular la denominada “utilidad fiscalneta”, la cual debe registrarse en la cuenta relativa (CUFIN), que esel equivalente fiscal del concepto financiero de utilidades retenidas, ycuyo saldo refleja las utilidades que ya pagaron impuesto y que, portanto, pueden distribuirse como dividendos libres de impuesto, entanto que estaría cubierto el tributo respectivo por vía de la utilidad oresultado fiscal. Así, dado que en la CUFIN se registran las utilidadespendientes de distribuir que pagaron impuesto sobre la renta, susaldo disminuirá conforme se repartan los dividendoscorrespondientes, cuando el saldo de dicha cuenta se agote ocuando no hubiese generado los dividendos que se lleguen a repartir–se entiende, en razón de la utilidad financiera susceptible derepartirse– deberán pagar el impuesto por dividendos contenido en elartículo 11 de la Ley del Impuesto sobre la Renta. En otras palabras,puede afirmarse que dicho impuesto por dividendos se pagará en lamedida en la que se decrete su reparto con base en la utilidadfinanciera conforme a los artículos 18 y 19 de la Ley General deSociedades Mercantiles, cuando dicha utilidad provenga deconceptos respecto de los cuales la sociedad no haya realizado unvalor que constituya un ingreso, o bien, no haya pagado respecto deéste el impuesto sobre la renta, y en tanto que el saldo de la CUFINsea menor a la referida utilidad financiera. Por tanto, si losdividendos que se reparten no provienen de la CUFIN –es decir, si elsaldo de dicha cuenta es excedido por el monto de los dividendosdistribuidos–, ello dará lugar al pago del impuesto por dividendos, elcual se determina sobre una base diferente a la del monto entregadoal socio, a fin de que el tributo resultante se calcule sobre laganancia de la cual proviene el dividendo, para lo cual la legislaciónestablece la obligación de piramidar éste, a fin de arribar al montonecesario para pagar el impuesto, considerando que el monto deldividendo es la utilidad neta del impuesto sobre la renta, de ahí quelas utilidades repartidas, cuando exceden el saldo de la CUFIN, nodan lugar al pago del impuesto sobre la renta que se cubre por víade la utilidad o resultado fiscal, pues son utilidades financieras ocontables que pueden derivar de conceptos que la ley del Impuestosobre la Renta no considera como ingreso, de conceptos que lapropia Ley considera como ingreso no acumulable, o bien, deconceptos que no han realizado un valor en relación con el cual sehubiese pagado el impuesto sobre la renta.Amparo directo en revisión 366/2010. **********. 2 de junio de2010.Cinco votos. Ponente: José Ramón Cossío Díaz. Secretario: JuanCarlos Roa Jacobo.LICENCIADO HERIBERTO PÉREZ REYES, SECRETARIO DEACUERDOS DE LA PRIMERA SALA DE LA SUPREMA CORTE DE JUSTICIA DE LA NACIÓN, C E R T I F I C A: Que el rubro ytexto de la anterior tesis aislada fueron aprobados por laPrimera Sala de este Alto Tribunal, en sesión privada deveintisiete de octubre de dos mil diez. México, Distrito Federal,veintiocho de octubre de dos mil diez. Doy fe.“En términos de lo previsto en los artículos 3, fracción II y 20, fracción VIde la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información PúblicaGubernamental, en esta versión Pública se suprimen los datospersonales.”HAGH/cop.

TESIS AISLADA CXVII/2010. RENTA. LA MECÁNICA DEACREDITAMIENTO PREVISTA EN LA FRACCIÓN I DELARTÍCULO 11 DE LA LEY DEL IMPUESTO RELATIVO, ESSUSCEPTIBLE DE ANÁLISIS BAJO EL PRINCIPIO DEPROPORCIONALIDAD TRIBUTARIA. El citado precepto prevé queel impuesto por dividendos podrá acreditarse contra el impuesto delejercicio que resulte a cargo de la persona moral en el ejercicio en elque se pague aquél, lo cual ha sido interpretado por la Primera Salade la Suprema Corte de Justicia de la Nación en el sentido de que seautoriza el acreditamiento contra el impuesto que deriva después dela aplicación de los pagos provisionales; asimismo, el segundopárrafo de la fracción I del artículo 11 de la Ley del Impuesto sobre laRenta establece que el impuesto por dividendos que no puedaacreditarse en los términos descritos –es decir, el remanente queresulta después del acreditamiento contra el impuesto sobre la rentaque resulte a cargo en el ejercicio en el que se pague el impuestopor dividendos–, podrá acreditarse en los dos ejercicios inmediatossiguientes, contra el impuesto sobre la renta del ejercicio –lo que seha interpretado como referencia al impuesto causado– , y contra lospagos provisionales de los mismos. En ese contexto, debe valorarseque las utilidades que se reparten, cuando exceden el saldo de lacuenta de utilidad fiscal neta (CUFIN), no han dado lugar al pago delimpuesto sobre la renta que se cubre por vía de la utilidad oresultado fiscal, pues se trata de utilidades financieras o contablesque pueden derivar de conceptos que la Ley del Impuesto sobre laRenta no considera como ingreso, de conceptos que la propia leyconsidera como ingreso no acumulable, o bien, de conceptos que nohan realizado un valor en relación con el cual se hubiere pagadoimpuesto sobre la renta, lo cual puede explicarse en lasdiscrepancias existentes entre la medición financiera y la fiscal, de loque debe entenderse por utilidad. Consecuentemente, elacreditamiento aludido se establece a fin de que no se materialice unfenómeno de doble tributación, al considerar que el impuesto pordividendos se cubre por conceptos que no han pagado impuestosobre la renta, pero que cuando proceda legalmente, lo harán en unmomento posterior, es decir, cuando se reflejen en un resultadofiscal en relación con el cual se pague dicho tributo. Ahora bien, laPrimera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación hasostenido que existen conceptos acreditables contra impuestosfederales, cuyo establecimiento debe ser reconocido por el legisladortributario, en el marco de las garantías constitucionales de la materiatributaria. En el caso, se estima que se está ante un crédito que debereconocerse, dado que su establecimiento obedece a la existenciade razones estructurales propias del impuesto sobre la renta, envirtud de que se trata de un crédito justificado en motivos técnicos,relativos a la intención de evitar fenómenos de doble imposición, ycuyo reconocimiento tiende a conseguir que se restituyan lascantidades pagadas por concepto del impuesto por dividendos, queconstituye un impuesto cubierto anticipadamente, en relación con elmomento en el que se reconocerá la tributación que debe cubrirse através del resultado fiscal. En ese sentido, se concluye que lamecánica de acreditamiento del impuesto derivado de la distribuciónde dividendos prevista en la fracción I del artículo 11 de la Ley delImpuesto sobre la Renta, es susceptible de análisis bajo el principiode proporcionalidad tributaria contenido en el artículo 31, fracción IV,de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.Amparo directo en revisión 366/2010. **********. 2 de junio de2010.Cinco votos. Ponente: José Ramón Cossío Díaz. Secretario: JuanCarlos Roa Jacobo.LICENCIADO HERIBERTO PÉREZ REYES, SECRETARIO DEACUERDOS DE LA PRIMERA SALA DE LA SUPREMA CORTEDE JUSTICIA DE LA NACIÓN, C E R T I F I C A: Que el rubro ytexto de la anterior tesis aislada fueron aprobados por laPrimera Sala de este Alto Tribunal, en sesión privada deveintisiete de octubre de dos mil diez. México, Distrito Federal,veintiocho de octubre de dos mil diez. Doy fe.“En términos de lo previsto en los artículos 3, fracción II y 20, fracción VIde la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información PúblicaGubernamental, en esta versión Pública se suprimen los datospersonales.”HAGH/cop.

TESIS AISLADA CXVIII/2010. RENTA. LA FRACCIÓN I DELARTÍCULO 11 DE LA LEY DEL IMPUESTO RELATIVO, ALCONMINAR QUE EL ACREDITAMIENTO SE EFECTÚE DESPUÉSDE APLICAR LOS PAGOS PROVISIONALES, VIOLA LAGARANTÍA DE PROPORCIONALIDAD TRIBUTARIA. El impuestosobre la renta por dividendos se causa en la medida en que lasganancias de las que provengan aquéllos deriven de conceptosrespecto de los cuales la sociedad no haya realizado un valor queconstituya un ingreso, o bien, no haya pagado respecto de éste elimpuesto sobre la renta; circunstancias que la Ley del Impuestosobre la Renta las hace consistir en el hecho de que no exista saldoen la cuenta de utilidad fiscal neta (CUFIN), como receptáculo dedicha utilidad, es decir, de aquella que ya pagó el impuesto sobre larenta calculado con base en el resultado fiscal. En tal virtud, el pagodel impuesto por dividendos, se realiza como un anticipo delimpuesto sobre la renta corporativo, cuando se dan lascircunstancias que provocan que la utilidad financiera autorice elreparto de dividendos, sin que éstos hayan cubierto el tributo por víadel resultado fiscal, considerando que la intención del legislador esevitar un doble gravamen por la distribución de utilidades, como seadvierte del dictamen de la Comisión de Hacienda y Crédito Públicode la Cámara de Diputados, de 29 de diciembre de 2001. Así, la Leydel Impuesto sobre la Renta no busca hacer tributar dos veces a losconceptos que se consideren ingreso y que paguen el impuestosobre la renta a través del resultado fiscal. Esta doble imposiciónpuede verificarse, en una primera ocasión, cuando se distribuyera undividendo –se entiende, derivado de la utilidad financiera– que no esrespaldado con saldo en la CUFIN, dando lugar al impuesto pordividendos; y en una segunda, cuando pasen por resultado fiscal yden lugar a que se pague impuesto sobre la renta corporativo, si elimpuesto se paga primeramente a nivel corporativo, no sematerializa la doble imposición, porque esta circunstancia provocaque el saldo de la CUFIN refleje la utilidad fiscal neta, es decir, la queya pagó impuestos, y el reparto del dividendo, en esa medida, no dalugar a un posterior pago del impuesto; pero si se está ante el casocontrario, y primero se cubre el impuesto por dividendos –al existirutilidad financiera que aún no pasa por resultado fiscal, porconceptos que eventualmente se reflejarán en ella–, pagándosetambién el impuesto corporativo tras el efectivo, aunque posterior,reflejo de los mismos conceptos en el resultado fiscal, es importanteque el contribuyente cuente con la posibilidad de recuperar elprimero de dichos tributos, lo cual no acontece en los términos en losque la legislación establece el derecho al acreditamiento. Ello es así,porque el contribuyente debe contar con un derecho para acreditarpreferentemente el impuesto po dividendos, en tanto que se trata deun impuesto cubierto anticipadamente por los conceptos que ahorase reflejarían en el resultado fiscal, una vez que las discrepanciasentre las formas de medir la utilidad contable y la fiscal, se hanresuelto y han provocado que se reflejen como ingreso, utilidad fiscalo resultado fiscal, los conceptos que contablemente habían dadolugar a la utilidad financiera. Por otra parte, si como se advierte delartículo 11 de la Ley del Impuesto sobre la Renta, se conmina a queel acreditamiento se efectúe contra el impuesto que resulte a cargo –es decir, después de aplicar los pagos provisionales, en lo que serefiere al ejercicio en el que se paga el impuesto por dividendos–,ello se traduce en que la quejosa vea limitado su derecho alacreditamiento injustificadamente –a pesar de tratarse de conceptosque previamente pagaron el impuesto sobre la renta, a través delimpuesto por dividendos, en relación con los cuales debería contarcon un derecho preferente al acreditamiento–. De esa manera, dadoque el impuesto por dividendos se pagó como anticipo del impuestosobre la renta corporativo, cuando se paga éste por vía del resultadofiscal, es decir, al actualizarse las circunstancias que materializan unauténtico ingreso en términos de la ley, el causante debe contar conel derecho para recuperar preferentemente el impuesto anticipado,que el correspondiente a pagos provisionales. A mayorabundamiento, debe valorarse que la legislación es cuidadosa paraevitar que el acreditamiento del impuesto por dividendos se traduzcaen un beneficio indebido, pues la fracción II del artículo 11 de la Leydel Impuesto sobre la Renta prevé que en el ejercicio en el que serealice el acreditamiento, los contribuyentes deben disminuir de lautilidad fiscal neta, la cantidad que resulte de dividir el impuestoacreditado, entre un factor determinado, lo que de nueva cuenta selleva a cabo con la intención de traducir el monto del impuesto enuna cantidad equiparable con las ganancias de las cuales proviene elpropio dividendo. Por tanto, la fracción I del artículo 11 de la Ley delImpuesto sobre la Renta al limitar injustificadamente el derecho alacreditamiento del impuesto por dividendos, viola la garantía deproporcionalidad tributaria contenida en el artículo 31, fracción IV, dela Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en virtudde que la proporcionalidad tributaria demanda que se reconozcaprioridad a la posibilidad de recuperar un impuesto pagadoanticipadamente por conceptos que no son considerados ingreso –sino que son gravados en tanto utilidad financiera repartida–, si ya sehan dado las condiciones que hacen tributar a los valorescorrespondientes cuando se han traducido en un ingreso gravadopor la ley tributaria.Amparo directo en revisión 366/2010. **********. 2 de junio de2010.Cinco votos. Ponente: José Ramón Cossío Díaz. Secretario: JuanCarlos Roa Jacobo.LICENCIADO HERIBERTO PÉREZ REYES, SECRETARIO DEACUERDOS DE LA PRIMERA SALA DE LA SUPREMA CORTEDE JUSTICIA DE LA NACIÓN, C E R T I F I C A: Que el rubro ytexto de la anterior tesis aislada fueron aprobados por laPrimera Sala de este Alto Tribunal, en sesión privada deveintisiete de octubre de dos mil diez. México, Distrito Federal,veintiocho de octubre de dos mil diez. Doy fe.“En términos de lo previsto en los artículos 3, fracción II y 20, fracción VIde la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información PúblicaGubernamental, en esta versión Pública se suprimen los datospersonales.”

Suscribete y te mantendremos actualizado
Preba el software de Descarga masiva de xmls, es la Herramienta para : Descargar xmls del SAT, Convertir Xmls a PDF Exportar Xmls a Tablas de Excel Validacion Masiva de Xmls en el SAT Renombra tus Xmls Organiza tus Xmls y mas








About the author: Soy Aficionado a la tecnología , Licenciado en Contaduría por el Instituto Tecnologico de Chetumal, Especializado en el area Fiscal. Si te gusto este articulo, Puedes compartirlo con google +1, en facebook con el “me gusta” o compartirlo mediante twitter

0 comments… add one

Leave a Comment